Cosméticos Urtekram No Perfume

Urtekram-no-perfume

 

Cosméticos sin fragancia “No Perfume” de Urtekram

La línea No Perfume de la marca danesa Urtekram está formulada sin fragancia con ingredientes naturales como el aceite de jojoba,  el aceite de almendras o la manteca de karité. Además tienen la línea No Perfume Baby para un cuidado especial y sin fragancia de la delicada piel de bebés y niños.

Tiene el sello de la Asociación Danesa de Asma y Alergia, que asegura que los productos tienen un riesgo mínimo de alergia. Los productos no pueden contener fragancias, colorantes, formaldehído ni ingredientes de relleno y la asociación revisa anualmente la composición de los productos con información científica sobre alergias actualizada.

Sin fragancias, colorantes ni conservantes sintéticos. Es una línea adecuada para personas con alergias.

Con el certificado ecológico Ecocert-Cosmos. Los artículos de la gama Sin Perfume son veganos y  no están testado en animales.

Desde 1972, la empresa danesa Urtekram se dedica a elaborar productos puros y honestos que son producidos de manera sostenible y con calidad ecológica. Urtekram se asegura de utilizar sólo unos pocos ingredientes para crear sus artículos y elegirlos de acuerdo a la compatibilidad con la piel. Sus productos son adecuados para personas con piel sensible.

 

Cosméticos Sin Perfume de Urtekram en Pure Nature

Urtekram-Sin-Perfume

Crema de manos No Perfume
Crema de día No Perfume
Leche limpiadora No Perfume
Tónico facial No Perfume
Loción corporal hidratante No Perfume
Jabón No Perfume
Jabón líquido para manos No Perfume
Champú No Perfume
Acondicionador suavizante para cabello No Perfume
Gel de ducha No Perfume

 

Cosméticos No Perfume Baby en Pure Nature

Urtekram-No-Perfume-Baby

Loción corporal para niños No Perfume
Crema de zinc para niños No Perfume
Aceite corporal para niños No Perfume
Gel ducha y champú No Perfume

 

INFORMACIÓN ADICIONAL

 

 

Tintes y Henna para un cabello lleno de salud

tintes-naturales

Los tintes convencionales son tratamientos fuertes y tóxicos que se utilizan repetidamente, por lo que castigan mucho el cabello, dejándolo con el tiempo débil, quebradizo y apagado. Los tintes convencionales y los decolorantes contienen ingredientes, tales como derivados de amoniaco y parafenilenediamina, que pueden causar reacciones alérgicas y además están relacionados con algún tipo de cáncer.

La alternativa saludable a los tintes convencionales son los tintes vegetales y la henna, ya que ambos además de darle color al cabello, lo cuidan y lo dejan brillante.

Henna en polvo

Henna-PlusLa Henna Plus de Frenchtop es 100% henna natural en polvo y deja el cabello brillante, suave y con más cuerpo y volumen. Está purificada microbiológicamente para eliminar cualquier tipo de contaminación.

Contiene colorantes vegetales y extractos vegetales sin ningún aditivo sintético, por lo que no daña el cabello y se puede aplicar tantas veces como sea necesario, ya que los colores son más intensos por el uso repetido.

Es importante tener en cuenta que la henna no aclara el color del cabello y que para las canas ofrece una cobertura limitada ya que siempre produce un tono más claro que el del resto del cabello. La duración del color es entre 2 y 3 meses y se desvanece poco a poco, por lo que no aparecen raíces.

Es la mejor opción en el caso de tener un cuero cabelludo sensible o un cabello fino y sin vida.

Tinte vegetal en crema

Logona-tinte-vegetalEl tinte en crema de Logona está hecho con una combinación única de colorantes procedentes de plantas y sustancias naturales, sin sustancias tóxicas ni agresivas, que aporta un color intenso al cabello y además lo deja brillante y con volumen y no irrita el cuero cabelludo.

Tiene los certificados de cosmética natural BDIH y NATRUE. Son veganos, sin gluten ni lactosa.

Laboratorios independientes prueban cada lote para evitar que contengan residuos químicos procedentes de la agricultura y metales pesados.

Es un tinte 100% natural, en crema, que viene listo para usar y tiene una buena durabilidad.

Debido a sus propias características, la coloración natural de las canas siempre produce un tono más claro que el resto del cabello.

Para un mejor resultado está recomendado utilizar previamente el Tratamiento preparatorio  a base de arcilla verde, ya que limpia profundamente el cabello preparándolo para conseguir una coloración óptima. Y una vez teñido el cabello, está recomendado usar el Acondicionador fijador de color  en vez de champú para conservar y prolongar el color del tinte y suavizar el cabello.

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Consejos para un cabello sano, fuerte y brillante

Cosmética natural

 

Cuidado de la piel sensible, hiperreactiva o alérgica

piel sensible

 

CUIDADO DE LA PIEL SENSIBLE, HIPERREACTIVA O ALÉRGICA

Artículo elaborado para Sopa Tóxica

 

Gracias a nuestra piel disponemos de uno de los 5 sentidos que nos permiten relacionarnos con el medio que nos rodea: el tacto. Pero además de darnos sensaciones del mundo que nos rodea, la piel tiene muchas otras funciones tales como protegernos de agresiones físicas y de enfermedades, gracias a todos los mecanismos inmunológicos de que dispone, permitir la regulación de la temperatura y la humedad de nuestro cuerpo o sintetizar la vitamina D, que es básica para nuestra salud.

La piel, además, es una de las vías por la que se eliminan muchos de los tóxicos que llegan a nuestro cuerpo. Lamentablemente la piel es una vía de dos direcciones, por lo que los tóxicos también pueden entrar en nuestro cuerpo a través de ella gracias a su gran capacidad de absorción. Por este motivo es muy importante tener en cuenta los productos de higiene personal que utilizamos, especialmente si tenemos problemas de piel como dermatitis, eczemas, soriasis, piel hiperreactiva o alérgica.

 

Higiene personal y cosmética

Los productos de higiene personal y de cosmética convencionales tienen en su composición una gran cantidad de sustancias tóxicas como conservantes, fragancias, colorantes, humectantes o derivados del petróleo, así como jabones bastante agresivos. Algunas de ellas son los parabenes, los aceites minerales (parafina o petrolatum), propylene glycol y dioxane. Estas sustancias pueden provocar dermatitis, urticaria y otras reacciones en la piel o agudizar los síntomas de la soriasis. Una vez han atravesado la barrera de nuestra piel, son tóxicos que hay que eliminar de nuestro cuerpo y que pueden provocar enfermedades como cáncer o problemas hormonales.

Lógicamente la mejor opción es sustituir los productos de higiene personal y cosmética convencionales por productos de cosmética natural certificados. Hoy en día no es difícil encontrar todos los productos que necesitamos, incluidos los destinados a hombres, compuestos íntegramente por ingredientes naturales como por ejemplo aceites naturales y jabones derivados de coco. Para nuestra seguridad, es mejor comprarlos siempre certificados. Algunos certificados son: Soil Association, NaTrue, BDIH, Ecocert, Qualité France o Demeter. En el caso de que tengamos una piel especialmente problemática, además se deberían evitar los productos naturales que contengan aceites esenciales, ya que pueden ser irritantes.

 

El cloro

Para solucionar los problemas en la piel no solo es importante cambiar los productos de higiene personal, sino también tener en cuenta las sustancias tóxicas que se encuentran en el agua y que debido a su agresividad nos pueden provocar o empeorar los problemas de piel que tengamos. El principal problema del agua que utilizamos para beber y lavarnos es el cloro, al que casi nunca se tiene en cuenta cuando tenemos problemas de piel.

La eliminación del cloro de nuestra ducha es posible gracias a los decloradores, que son dispositivos que se colocan entre el grifo de la bañera y el tubo del cabezal de ducha y que pueden llegar a eliminar hasta el 99% del cloro del agua, según el modelo. Esto repercute en una mejora del estado de la piel – y de las vías respiratorias – en pocos días, tanto si tenemos problemas de piel como si no.

 

Alimentación

Otro enfoque de los problemas de piel que raramente se tiene en cuenta es nuestra alimentación, ya que siempre que tenemos un problema cutáneo lo primero en lo que se piensa es en actuar desde fuera de la piel y no desde dentro, sin tener en cuenta que la piel se regenera de dentro hacia afuera.

Por desgracia, nuestra alimentación actual está normalmente basada en cereales refinados, azúcar, alimentos procesados, grasas trans y alimentos no ecológicos, lo que puede provocar directamente problemas de piel o bien problemas inmunológicos (intolerancias o alergias alimentarias) o desequilibrios en la flora intestinal (candidiasis) que provoquen reacciones, erupciones, eczemas, quistes, sequedad o rosácea, entre otros problemas cutáneos.

La buena salud de nuestra piel pasa por la buena salud de nuestra flora intestinal. En nuestros intestinos viven trillones de microorganismos que nos mantienen sanos, y lo mismo ocurre en nuestra piel. Por este motivo deberíamos basar nuestra alimentación en cereales integrales sin gluten (excepto el maíz) y no refinados comer una buena cantidad de verduras, frutos secos y semillas y tomar alimentos fermentados que contengan bacterias beneficiosas (probióticos) como el kéfir, el yogur o los vegetales fermentados o, si es necesario, tomar directamente suplementos de probióticos. Está comprobado que los niños con dermatitis atópica y con problemas de piel alérgica, algo muy común hoy en día, pueden mejorar considerablemente solo tomando alimentos probióticos o suplementos de probióticos. Los probióticos no solo ayudan a digerir los alimentos y a mantener el equilibrio de la flora intestinal, sino que también ayudan a que cientos de nuestros genes se manifiesten de manera positiva y a que el sistema inmunitario de los niños madure de forma correcta, evitándose así problemas como la dermatitis o la piel alérgica.

 

SEQUEDAD

Otro ejemplo de problema alimentario que se manifiesta en la piel es la sequedad. Una causa muy normal de sequedad y mala salud de la piel se debe a la deficiencia de omega 3 y otros ácidos grasos que mantienen nuestra piel saludable y reducen el proceso de envejecimiento. En este caso lo ideal no sería ponerse una crema hidratante o nutritiva, sino comer frutos secos, así como semillas de lino, aceite de pescado o aceite de krill (que nos aseguren que no contienen mercurio) que son una muy buena fuente de omega 3 para mantener nuestra piel en perfecto estado. Estos ácidos grasos permitirán que las células de nuestra piel sean de mejor calidad, así que nuestra piel funcionará mejor y además podrá resistirá mejor la luz solar, el frío y el paso del tiempo.

De la misma manera que ocurre con el omega 3 y los ácidos grasos, con mayor o menor medida pasa lo mismo con las vitaminas del grupo B, los minerales y con el resto de nutrientes que nos debería aportar nuestra alimentación, por este motivo no solo es importante comer los alimentos correctos y que sean ecológicos, sino también tener nuestros intestinos sanos para que puedan absorber el máximos de nutrientes y nuestro sistema inmunitario funcione lo mejor posible.

 

SAL Y AGUA

También es necesario, claro, mantener nuestra piel hidratada bebiendo suficiente agua de calidad, es decir, sin tóxicos y no procedente de botellas de plástico. Una buena solución es consumir agua filtrada con purificadores de carbón activo, que eliminan los tóxicos, pero mantiene la sales minerales, algo muy importante para nuestra salud en general y de la piel en particular.

La sal que comemos también influye en la sequedad de nuestra piel. La sal refinada elimina agua de nuestro organismo, mientras que la sal sin refinar regula la cantidad de agua en nuestro cuerpo y nos aporta los minerales necesarios para que nuestra piel funcione correctamente. Una excelente terapia son los baños de sal sin refinar, especialmente de sales del mar muerto que son altas en potasio y magnesio y ayudan a desintoxicar y a remineralizar no solo nuestra piel sino todo nuestro cuerpo.

 

Cuidado desde el exterior

Lógicamente el cuidado de la piel también se puede completar desde el exterior utilizando cremas hidratantes y nutritivas naturales certificadas, especialmente aceites que aportarán nutrientes a nuestra piel y ayudarán a mantenerla limpia y saludable.

Hay aceites aptos para todo tipo de pieles, aunque se debe probar para encontrar el más adecuado en cada caso.

  • Aceite de coco: Se puede utilizar como desmaquillador y por su contenido en vitaminas es ideal para nutrir el cabello, la piel y las uñas. Previene la aparición de arrugas y de estrías. Por su capacidad antibacteriana y antiinflamatoria ayuda a cicatrizar y se puede utilizar como after-shave, desodorante, crema de pañal, para combatir el acné o para reducir el picor de las picaduras de insectos. Podéis encontrar amplia información sobre el aceite de coco en este artículo.
  • Aceite de jojoba: Equilibra la secreción de grasa de la piel y contiene mucha vitamina E. Protege del envejecimiento y regula el manto ácido de la piel además de hidratarla. No es comedogénico. Es ideal para nutrir el cabello y para pieles con problemas (dermatitis, rosácea, etc.), como after-shave o para quemaduras solares. Está especialmente indicado para el cuidado infantil.
  • Aceite de argán: Tiene mucha vitamina E y un alto contenido en antioxidantes, ácido oleico y ácido linoleico, por lo que está recomendado para pieles maduras.
  • Aceite de semillas de granada: Tiene un alto contenido en antioxidantes que combaten los daños causados por los radicales libres. Además estimula la producción de colágeno, da elasticidad, reafirma y alisa la piel. Apto para todo tipo de piel, especialmente para la piel madura y sensible.

Manteca de Karité: Mantiene la elasticidad de la piel y la protege y regula la secreción de grasa. Indicada para pieles castigadas, maduras y muy secas o para pieles irritadas o con eczemas.

Aloe Vera: Hidrata la piel y ayuda a su regeneración natural, la suaviza y proporciona elasticidad. Protege la piel de los factores medioambientales. Es muy refrescante e ideal para utilizarse después de tomar el sol, tras una picadura de insecto, para quemaduras o para la piel irritada.

Los aceites pueden realizar la misma función que las lociones corporales, las cremas faciales o los acondicionadores y mascarillas para el pelo convencionales, pero sin perjudicar nuestra salud. Siempre es mejor utilizar aceites vírgenes, lo que nos asegura que no han sufrido ningún proceso o tratamiento y que aportarán el máximo de nutrientes a nuestra piel y cabello y de cultivo ecológico.

INFORMACIÓN ADICIONAL

Consejos para un cabello sano, fuerte y brillante

Cosmética natural y maquillaje

Productos de higiene y cosmética para hombre

El coco: nutrición, salud y cosmética

Guía práctica de control ambiental

 

Cosmética natural y maquillaje

Cosmetica-natural

COSMÉTICA NATURAL Y MAQUILLAJE

Artículo elaborado para Sopa Tóxica

La cosmética y en concreto el maquillaje han formado parte de las sociedades humanas desde que existe lo que llamamos cultura y cada sociedad ha tenido un gusto por el maquillaje diferente dependiendo del ideal de belleza en vigor en cada momento histórico y del gusto de cada sociedad. En Egipto y Mesopotamia las mujeres e incluso los hombres ya se pintaban los ojos por el gusto a los ojos grandes de estas culturas. En Japón lo adecuado es que las mujeres tengan el rostro blanco y las cejas muy altas, lo que hace que se apliquen polvos de arroz en la cara y se pinten las cejas en medio de la frente. Estos son algunos ejemplos de cómo cada cultura tiene un prototipo diferente de belleza femenina.

En la cultura occidental la cosmética ha tenido momentos históricos de gran expansión como durante la antigüedad (Roma y Grecia) y momentos donde el maquillaje quedó apartado debido a que era considerado como algo superfluo y pecaminoso o relacionado con la prostitución, como en la Edad Media o en casi la totalidad del siglo XIX. Durante el siglo XX la industria de la cosmética fue uno de los sectores que más  creció a nivel mundial y desde entonces ha convertido su productos en artículos muy baratos y de uso cotidiano que llenan los estantes de nuestros baños y tocadores. El problema de esta expansión es que se ha basado en la producción de sustancias sintéticas, de la mayoría de las cuales se desconoce su efecto sobre nuestra salud.

Hoy en día existen en uso unas 100.000 sustancias químicas de las que solo del 25% se conoce algo de su toxicidad y de menos del 10% se conoce realmente su toxicidad. Parte de estas sustancias se utilizan en la industria de los cosméticos. Algunas de las que se conoce su peligrosidad son:

  • Ftalatos: Se pueden encontrar en cremas, esmaltes para uñas, perfumes, lacas o desodorantes y tienen la función dentro del producto de disolvente, suavizante o vehículo para la fragancia. Reducen el nivel de hormonas sexuales, por lo que están relacionados con problemas hormonales en niños expuestos a leche materna contaminada con ftalatos (casi todas) y en las propias madres se sospecha que pueden estar relacionados con el cáncer de mama. Pueden afectar también al desarrollo neurológico de los niños y reducir la fertilidad masculina.
  • Fragancias sintéticas: Pueden provocar también problemas hormonales e incrementar el efecto de otras sustancias tóxicas. Son un importante problema ya que son muy persistentes y se degradan muy lentamente, por lo que contaminan la atmosfera y los sistemas acuáticos y marinos. Son un grave problema en los edificios inteligentes, ya que no tienen una ventilación adecuada.
  • Aceites minerales: Son sustancias derivadas del refinamiento del petróleo, en concreto, son residuos del proceso de refinamiento. Al ser aceites son utilizados para mejorar la textura de las cremas y como agente antibacteriano. Se utilizan en productos para el cabello, cremas hidratantes, desmaquilladores, desodorantes, aceites y acondicionadores y constituyen un buen porcentaje de la composición de estos artículos. Son comedogénicos, es decir, que tapan el poro de la piel y no la dejan transpirar ni funcionar correctamente. Una vez absorbidos por la piel, afectan al funcionamiento del hígado y de los intestinos. Se sospecha que además aumenta el riesgo de cáncer de piel. En los ingredientes de los productos aparecen como: paraffinum, petroleum, vaselina, ceresín, nafta, etc.
  • Colorantes sintéticos: Muchos de lo que se utilizan pueden alterar el ADN de las células, lo que los convierte en carcinogénicos.

Otras sustancias que son altamente tóxicas y que pueden encontrarse en algunos cosméticos convencionales son:

  • Formaldehído (en forma de urea que lo libera) que es cancerígeno.
  • Aluminio en desodorantes, hidratantes, pintalabios, antitranspirantes y desodorantes.
  • Mercurio como conservante en maquillajes y desmaquilladores de ojos.
  • Plomo en los pintalabios.

 

ALTERNATIVAS

Lógicamente, la alternativa a la cosmética convencional es la cosmética natural. Se debe tener en cuenta que en la Unión Europea no existe legislación que regule la cosmética natural, así que es normal que debido a esta falta de criterio oficial muchas marcas o líneas de productos que se venden como naturales no lo sean, por lo que siempre debemos escoger cosmética natural que esté certificada por sellos cómo BDIH, Natrue, Ecocert, etc.

Los productos de cosmética natural certificados cumplen una serie de requisitos y cómo ejemplo los criterios del BDIH más importantes son:

  • Las materias primas deben proceder de plantas y, siempre que sea posible, de cultivo ecológico certificado.
  • Los productos no pueden estar testados en animales ni contener materias primas procedentes de animales vertebrados.
  • Solo se permiten emulgentes y tensoactivos de origen vegetal como aceites, grasas, lecitinas, ceras, etc.
  • Sustancias prohibidas: colorantes sintéticos, fragancias sintéticas, siliconas, materias etoxiladas y parafinas y otros productos derivados del petróleo.
  • No se permiten las radiaciones, ni en la materia prima ni en los cosméticos ya elaborados, para eliminar gérmenes o bacterias de los cosméticos.

 

ACEITES

Dentro las marcas de cosmética natural encontramos todo tipo de cremas y lociones que son la alternativa a las convencionales, pero también podemos utilizar aceites naturales que nos pueden ser de mucha utilidad.

Los aceites pueden realizar la misma función que las lociones corporales, las cremas faciales o los acondicionadores y mascarillas para el pelo convencionales, pero sin perjudicar nuestra salud. Siempre es mejor utilizar aceites vírgenes, lo que nos asegura que no han sufrido ningún proceso o tratamiento y que aportarán el máximo de nutrientes a nuestra piel y cabello y de cultivo ecológico. Hay aceites aptos para todo tipo de pieles, aunque se debe probar para encontrar el más adecuado en cada caso.

  • Aceite de coco: Se puede utilizar como desmaquillador y por su contenido en vitaminas es ideal para nutrir el cabello, la piel y las uñas. Previene la aparición de arrugas y de estrías. Por su capacidad antibacteriana y antiinflamatoria ayuda a cicatrizar y se  puede utilizar como after-shave, desodorante, crema de pañal, para combatir el acné o para reducir el picor de las picaduras de insectos. Podéis encontrar amplia información sobre el aceite de coco en el siguiente enlace.
  • Aceite de jojoba: Equilibra la secreción de grasa de la piel y contiene mucha vitamina E. Protege del envejecimiento y regula el manto ácido de la piel además de hidratarla. No es comedogénico. Es ideal para nutrir el cabello y para pieles con problemas (dermatitis, rosácea, etc.), como after-shave o para quemaduras solares. Está especialmente indicado para el cuidado infantil.
  • Aceite de argán: Tiene mucha vitamina E y un alto contenido en antioxidantes, ácido oleico y ácido linoleico, por lo que está recomendado para pieles maduras.
  • Aceite de semillas de granada: Tiene un alto contenido en antioxidantes que combaten los daños causados por los radicales libres. Además estimula la producción de colágeno, da elasticidad, reafirma y alisa la piel. Apto para todo tipo de piel, especialmente para la piel madura y sensible.

Manteca de karité: Mantiene la elasticidad de la piel y la protege y regula la secreción de grasa. Indicada para pieles castigadas, maduras y muy secas o para pieles irritadas o con eccemas.

Aloe Vera: Hidrata la piel y ayuda a su regeneración natural, la suaviza y proporciona elasticidad. Protege la piel de los factores medioambientales. Es muy refrescante e ideal para utilizarse después de tomar el sol, tras una picadura de insecto, para quemaduras o para la piel irritada.

 

MAQUILLAJE

Los maquillajes naturales son obviamente la mejor alternativa al maquillaje convencional. Como con el resto de cosméticos debemos buscar siempre los que estén certificados como cosmética natural, así evitaremos comprar marcas que se publicitan como naturales pero que no lo son. Algunas marcas de maquillaje natural son Lavera o Real Purity.

  • Cara: Las bases de maquillaje y los coloretes de base mineral son los recomendados también en este caso, ya que son aptos para pieles sensibles. Podemos encontrar la misma gama de colores y tienen la ventaja de que al utilizar minerales (tierra) como pigmento, además protegen a la piel de la radiación solar.
  • Ojos: Las sombras de ojos más recomendadas son las de base mineral. Pueden estar compuestos solamente por minerales o también por minerales y aceites como los de jojoba y coco, extractos de plantas y otros ingredientes como Vitamina C, que actúa como conservante. La máscaras de pestañas y los lápices delineadores de ojos están compuestos normalmente por aceites, ceras y extractos de plantas y podemos encontrar la misma variedad que en los convencionales.
  • Labios: Los pintalabios utilizan colorantes naturales como el óxido de hierro y también están compuestos por aceites y extractos de plantas y en este caso, además, de ceras. También se encuentran perfiladores de labios o brillo labial naturales.
  • Desmaquilladores: Además de los desmaquilladores de cosmética natural, se pueden utilizar algunos aceites como el aceite de coco, el aceite de jojoba o el aceite de almendras dulces para desmaquillar. También podemos utilizar el aloe vera como desmaquillador.

Esmalte de uñas

Es uno de los productos cosméticos más tóxicos debido a que contienen disolventes y fragancias y colorantes sintéticos, entre otras sustancias. De la misma manera sucede con los quitaesmaltes convencionales.

Para sustituirlos sin dejar de pintarse las uñas lo mejor son los esmaltes de uñas al agua, ya que no contienen disolventes, y con óxidos de hierro como colorantes. Las marcas que comercializan este tipo de esmaltes también comercializan los productos complementarios como quitaesmaltes y tratamiento de uñas, ya que los equivalentes convencionales no se pueden utilizar con este tipo de esmaltes debido a que estropean la superficie de las uñas.

 

TINTES PARA CABELLO

Ya hablamos de los tintes en el último Sopa Tóxica de la temporada pasada dedicado al Cuidado natural del cabello.

Los tintes convencionales y los decolorantes son un castigo para el pelo, ya que suelen ser tratamientos muy fuertes y muy tóxicos que además se utilizan repetidamente y normalmente. Contienen sustancias problemáticas, como derivados del amoniaco o parafenilenediamina (amina aromática) que provoca reacciones alérgicas y está relacionada con el cáncer de vejiga.

Una alternativa son los tintes vegetales ecológicos y la henna ecológica. La henna se obtiene a partir de un arbusto y es segura, siempre que el fabricante asegure que la composición del preparado no contiene ningún de sustancia añadida que sea tóxica.

Como ejemplo de tinte vegetal está el tinte en crema de Logona, hecho a base de plantas y sustancias naturales, sin sustancias tóxicas ni agresivas, que crea una película alrededor del cabello sin alterar la estructura del cabello.

 

CONCLUSIÓN

La piel absorbe todo lo que le ponemos, ya sea bueno o malo, por lo que aplicar cremas, aceites o maquillajes a la piel puede ser peligroso si estos productos contienen tóxicos, ya que pasarán al interior de nuestro organismo. De la misma manera que no beberíamos un vaso de gasolina, tampoco deberíamos permitir a nuestra piel “comer” nada perjudicial para nuestra salud.

Artículo elaborado para Sopa Tóxica

 

INFORMACIÓN ADICIONAL

Cosméticos sin fragancia “No Perfume” de Urtekram

Productos de higiene y cosmética para hombre

Consejos para un cabello sano, fuerte y brillante

El coco: nutrición, salud y cosmética

Guía práctica de control ambiental

 

Consejos para un cabello sano, fuerte y brillante

 

CONSEJOS PARA UN CABELLO SANO, FUERTE Y BRILLANTE

Artículo elaborado para Sopa Tóxica

 

Los champús, tintes, acondicionadores y mascarillas convencionales están compuestos por sustancias químicas sintéticas que van desde los conservantes y colorantes a las fragancias o siliconas. El cuero cabelludo es una de las zonas de la piel por donde se absorben más fácilmente las sustancias que pongamos, de manera que si lo que utilizamos es tóxico, fácilmente entrará en nuestro organismo.

A continuación detallaremos una serie de consejos que nos servirán para cuidar nuestro cabello de forma natural, manteniéndolo sano, fuerte y brillante.

 

Agua

Lo primero que se debe tener en cuenta para el cuidado del cabello, antes incluso de escoger un producto, es la calidad del agua con la que lo lavamos. El hecho de que el agua que sale por el grifo contenga cloro afecta a la piel y al pelo, ya que como mínimo los reseca. Para solucionar este problema, lo mejor es colocar un declorador en la ducha, de manera que el agua con la que nos duchemos esté libre de cloro. Los decloradores son relativamente fáciles de encontrar y no son caros, más teniendo en cuenta el beneficio que comportan.

 

Champús y acondicionadores

En el caso de los champús y los acondicionadores en concreto, la mayoría de las sustancias que lo componen no tienen una función limpiadora o acondicionadora, sino que son colorantes, fragancias o sustancias para generar espuma que tienen como misión vender el producto. Tanto los champús como los acondicionadores contienen siliconas para dar volumen o un taco sedoso al pelo.

La base limpiadora de casi todos los champús convencionales es el Sodium Lauryl Sulfate, una sustancia irritante que además se acumula en los tejidos de algunos órganos como el hígado o el corazón. Una vez en nuestro organismo puede facilitar la aparición de cáncer combinado con otras sustancias que estén presentes en el cuerpo.

La alternativa son los champús ecológicos, que están derivados de vegetales procedentes de agricultura ecológica, por lo que no contienen sustancias tóxicas como colorantes o conservantes sintéticos. Hoy en día se encuentran fácilmente en cualquier tienda especializada en este tipo de productos. Siempre es preferible que no tengan fragancias añadidas ni aceites esenciales, aunque sean ecológicos, y especialmente si lo van a usar niños o alérgicos. Es importante tener en cuenta que cuando se pasa de un champú convencional con siliconas a uno ecológico se tarda un tiempo en ver el resultado de usarlo, ya que las siliconas del champú convencional tardan semanas en desaparecer a medida que se lava el pelo con el nuevo champú. Al cabo de un tiempo de dejar de utilizar champús convencionales con siliconas y de utilizar un declorador para el agua sabremos como tenemos realmente el cabello y si es seco o graso.

 

Ghassoul

Otra alternativa al champú es el Ghassoul. Es un tipo de arcilla muy fina procedente de las montañas del Atlas. No contiene ningún tipo de sustancia química y limpia el pelo mecánicamente (por frotación). Usado regularmente tendremos el pelo suave, flexible y brillante y además nutre el cuero cabelludo gracias a su contenido en minerales. Si el cabello queda encrespado se puede utilizar algún aceite de los que comentaremos a continuación al hacer la mezcla de Ghassoul o poner unas gotas sobre el cabello limpio. Es importante comprar Ghassoul sin ninguna sustancia añadida.

 

Aceites naturales

Una buena alternativa a las mascarillas para cabello convencionales son los aceites naturales. Los aceites se aplican en el pelo desde una altura media hasta las puntas, de manera que la parte cubierta por el aceite es la más antigua del cabello, y por tanto, la más castigada. Se debe mantener el aceite en el pelo el máximo de horas posible, si se puede, incluso durante toda la noche. Los aceites nutren el pelo y lo mantienen en buen estado gracias a los nutrientes que contienen.

Los más recomendados para nutrir son el aceite de oliva, el de argán y el aceite de coco. También se puede utilizar el de jojoba, que además nutrir regula el nivel de grasa. La calidad del aceite es esencial. Todos los aceites deben ser ecológicos, de primera prensada y sin refinar y sin ningún aditivo. Podemos experimentar con diferentes aceites e incluso mezclarlos.

 

Tintes

Los tintes convencionales y los decolorantes son un castigo para el pelo, ya que suelen ser tratamientos muy fuertes y muy tóxicos que además se utilizan repetidamente y normalmente desde la adolescencia, por lo que en pocos años el pelo suele estar muy castigado.

Contienen sustancias problemáticas, como derivados del amoniaco o parafenilenediamina (amina aromática) que provoca reacciones alérgicas y en concreto está relacionada con el cáncer de vejiga, algo que se sabe desde el siglo XIX por la incidencia de este tipo de cáncer en los trabajadores de las fábricas alemanas de tintes.

Una alternativa a los tintes convencionales son los tintes vegetales ecológicos y la henna ecológica.

La henna es de origen vegetal. Se obtiene a partir de un arbusto y no es tóxica, por lo que puede utilizarse tantas veces como se desee, siempre que el fabricante asegure que la composición del preparado no contiene ningún de sustancia añadida que sea tóxica, como conservantes artificiales, por ejemplo. La henna se engancha a la keratina de la que está formado el cabello y se mantiene durante unos dos o tres meses y el color se va perdiendo poco a poco. Las tonalidades que se obtienen van desde el color rojizo o caoba hasta el marrón oscuro. Además aporta brillo y cuerpo al cabello.

Como ejemplo de tinte vegetal está el tinte en crema de Logona, hecho a base de plantas y sustancias naturales, sin sustancias tóxicas ni agresivas, que crea una película alrededor del cabello sin alterar la estructura del cabello y el color final varía según el color de nuestro cabello. Además deja el cabello brillante y con volumen y no irrita el cuero cabelludo.

 

Fijadores para el cabello

Los fijadores para el cabello, como la laca, gomina y geles fijadores, son especialmente peligrosos, tanto por los componentes que pueden provocar desde reacciones alérgicas en la piel o los ojos hasta problemas respiratorios como por que pueden entrar fácilmente en el organismo por vía respiratoria y especialmente en el caso de las lacas por su modo de aplicación.

La alternativa son los fijadores ecológicos, derivados de vegetales y que no contienen sustancias tóxicas. Un ejemplo es el propio gel de aloe vera que se puede encontrar muy fácilmente o las lacas y gominas que tienen como base el aloe vera. Como siempre, si puede ser, mejor que los fijadores sean sin fragancias ni aceites esenciales aunque sean ecológicos, ya que pueden provocar reacciones alérgicas en la piel o a nivel respiratorio.

Otra opción son los fijadores caseros, como por ejemplo los dos siguientes:

  • Un vaso de agua caliente con 4 cucharadas de azúcar. Es un fijador muy fuerte.
  • Clara de huevo batida a punto de nieve. También es un fijador muy fuerte.

Tanto los fijadores caseros como los ecológicos, no solo permiten fijar y moldear el pelo sino que además lo nutren.

 

Otros consejos

Para tener un cabello sano, fuerte y brillante, además de evitar el cloro del agua y escoger productos que no dañen el cabello y lo cuiden y lo nutran, también es importante seguir los siguientes consejos.

  • Llevar una buena alimentación, variada y equilibrada, a poder ser a base de alimentos integrales y ecológicos.
  • También se puede tomar aceite de onagra o té de ginkgo biloba, para mejorar la circulación y el flujo sanguíneo en el folículo piloso.
  • No abusar del secador con aire caliente ni de las planchas para alisar el cabello.
  • No exponerse el sol demasiado tiempo sin cubrir el cabello, especialmente en verano.
  • Utilizar cepillos y peines que no sean sintéticos. Son ideales los peines de asta porque son naturales y favorecen la eliminación de la electricidad estática acumulada. Los cepillos pueden ser de cerdas de jabalí o con púas de madera, según el tipo de cabello que tengamos.
  • Reducir el estrés. Una de las principales causas de la caída inusual de cabello es el estrés, por lo que es importante reducir al máximo nuestros niveles de estrés.

 

Siguiendo estas simples pautas, además de tener un cabello sano, fuerte y brillante también mejoraremos nuestra salud y cuidaremos el medioambiente.

Artículo elaborado para Sopa Tóxica

 

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Cosmética natural

Productos para el cuidado natural del cabello

 

Productos de maquillaje aptos para Sensibilidad Química Múltiple, Alergias y Piel Sensible

 

En Pure Nature tenemos una marca con productos de maquillaje que por sus características son aptos para personas con Sensibilidad Química Múltiple, aunque es imprescindible verificar los ingredientes y valorar nuestra tolerancia personal. Por su calidad y composición, son productos también recomendados para pieles sensibles y alérgicas.

 

MAQUILLAJE REAL PURITY

Los productos de Real Purity se fabrican bajo los más altos estándares de cosmética natural y son ideales para personas con piel sensible o alérgica, ya que reúnen las siguientes características:

  • Ingredientes orgánicos certificados o de recolección silvestre.
  • Sin sustancias químicas.
  • Sin disolventes.
  • Sin fragancias.
  • Sin derivados del petróleo.
  • Sin nanopartículas.
  • No contienen gluten.
  • Sin OGM (organismos modificados genéticamente).
  • Sin ningún preservativos químico, por lo que se recomienda una vida útil de un año.
  • Los ingredientes se procesan cuidadosamente mientras están frescos para que sean lo más naturales posibles.
  • Los ingredientes y los procesos son respetuosos con el medio ambiente.
  • Sin ingredientes de origen animal y no testados en animales.

Los productos de Real Purity son cosmética natural de alta calidad y ofrecen un excelente resultado y son aptos para pieles sensibles, con dermatitis o alergias. En Pure Nature encontrará: máscara de pestañas, pintalabios, sombras de ojos, coloretes, polvos compactos y base de maquillaje.

 

Base de maquillaje de Real Purity

La base de maquillaje líquida de Real Purity cubre pequeñas imperfecciones dejando la piel uniforme con un aspecto saludable y natural y un acabado sedoso y mate. Es agradable para la piel y dura todo el día.

Ha sido formulada con ingredientes puros, naturales y no alergénicos para un maquillaje sin irritación. Los minerales además de aportar color y brillo protegen la piel de los rayos UV. Es de base agua, por lo que no obstruye los poros y es apta para todo tipo de piel. Tiene una buena compatibilidad con la piel.

 

Colorete en polvo de Real Purity

El colorete en polvo de Real Purity tiene una textura sedosa y ha sido formulado con ingredientes puros, naturales y no alergénicos para un maquillaje natural sin irritación. Tiene una buena compatibilidad con la piel.

Los minerales aportan color y brillo y la vitamina E (Tocopherol) y el antioxidante Pycnogenol (extracto de Pinus pinaster) cuidan y protegen la piel.

 

Polvos compactos de Real Purity

Los polvos compactos de Real Purity tienen una textura sedosa y cubren pequeñas imperfecciones dejando la piel uniforme y lisa y con un aspecto natural y saludable. Han sido formulados con ingredientes puros, naturales y no alergénicos para un maquillaje sin irritación. No contienen talco y tiene una buena compatibilidad con la piel.

Los minerales aportan color y brillo y protegen la piel de los rayos UV. La vitamina E (Tocopherol) y el antioxidante Pycnogenol (extracto de Pinus pinaster) cuidan y protegen la piel.

Los polvos compactos se pueden aplicar solos o sobre la base de maquillaje y dan a la piel un acabado aterciopelado, mate y natural. Sirven de base para el colorete y las sombras de ojos de Real Purity maximizando su duración.
 

Pintalabios de Real Purity

El pintalabios de Real Purity cuida, protege y embellece los labios, dejándolos suaves, flexibles y lisos. Hidrata los labios, es cremoso, suave, y de larga duración. Los pigmentos naturales dan color, brillo y volumen a los labios.

Ha sido formulado con ingredientes puros, naturales y no alergénicos para un maquillaje sin irritación. Tiene una buena compatibilidad con la piel.

 

Sombras de ojos de Real Purity

Las sombras de ojos de Real Purity tienen una textura sedosa y protegen la delicada piel de los ojos. Han sido formuladas con ingredientes puros, naturales y no alergénicos para resaltar los ojos sin irritar. Tienen una buena compatibilidad con la piel.

Los minerales aportan color y brillo y la vitamina E (Tocopherol) y el antioxidante Pycnogenol (extracto de Pinus pinaster) cuidan y protegen la piel.

 

Máscara de pestañas de Real Purity

La máscara de pestañas de Real Purity alarga y da volumen a las pestañas dejándolas además flexibles. Ingredientes naturales como la cera alba y la cera candelilla protegen la delicada zona de los ojos de la irritación, cuidan las pestañas y evitan que se apelmacen. Ha sido formulada con ingredientes puros, naturales y no alergénicos para cuidar y mejorar las pestañas sin irritar los ojos. Tienen una buena compatibilidad con la piel. Colores: negro, marrón y azul.

 

Lápiz delineador de ojos de Lavera

El lápiz delineador de ojos Soft Eyeliner de Lavera contiene ceras ecológicas para un color intenso y de larga duración. Es apto para usuarios de lentes de contacto y está dermatológicamente y oftalmológicamente probado. Sin fragancias sintéticas ni conservantes. Es fácil de aplicar y está disponible en 3 colores: negro, marrón y gris oscuro.

 

 

 

Información relacionada: