Consejos para un cabello sano, fuerte y brillante

 

CONSEJOS PARA UN CABELLO SANO, FUERTE Y BRILLANTE

Artículo elaborado para Sopa Tóxica

 

Los champús, tintes, acondicionadores y mascarillas convencionales están compuestos por sustancias químicas sintéticas que van desde los conservantes y colorantes a las fragancias o siliconas. El cuero cabelludo es una de las zonas de la piel por donde se absorben más fácilmente las sustancias que pongamos, de manera que si lo que utilizamos es tóxico, fácilmente entrará en nuestro organismo.

A continuación detallaremos una serie de consejos que nos servirán para cuidar nuestro cabello de forma natural, manteniéndolo sano, fuerte y brillante.

 

Agua

Lo primero que se debe tener en cuenta para el cuidado del cabello, antes incluso de escoger un producto, es la calidad del agua con la que lo lavamos. El hecho de que el agua que sale por el grifo contenga cloro afecta a la piel y al pelo, ya que como mínimo los reseca. Para solucionar este problema, lo mejor es colocar un declorador en la ducha, de manera que el agua con la que nos duchemos esté libre de cloro. Los decloradores son relativamente fáciles de encontrar y no son caros, más teniendo en cuenta el beneficio que comportan.

 

Champús y acondicionadores

En el caso de los champús y los acondicionadores en concreto, la mayoría de las sustancias que lo componen no tienen una función limpiadora o acondicionadora, sino que son colorantes, fragancias o sustancias para generar espuma que tienen como misión vender el producto. Tanto los champús como los acondicionadores contienen siliconas para dar volumen o un taco sedoso al pelo.

La base limpiadora de casi todos los champús convencionales es el Sodium Lauryl Sulfate, una sustancia irritante que además se acumula en los tejidos de algunos órganos como el hígado o el corazón. Una vez en nuestro organismo puede facilitar la aparición de cáncer combinado con otras sustancias que estén presentes en el cuerpo.

La alternativa son los champús ecológicos, que están derivados de vegetales procedentes de agricultura ecológica, por lo que no contienen sustancias tóxicas como colorantes o conservantes sintéticos. Hoy en día se encuentran fácilmente en cualquier tienda especializada en este tipo de productos. Siempre es preferible que no tengan fragancias añadidas ni aceites esenciales, aunque sean ecológicos, y especialmente si lo van a usar niños o alérgicos. Es importante tener en cuenta que cuando se pasa de un champú convencional con siliconas a uno ecológico se tarda un tiempo en ver el resultado de usarlo, ya que las siliconas del champú convencional tardan semanas en desaparecer a medida que se lava el pelo con el nuevo champú. Al cabo de un tiempo de dejar de utilizar champús convencionales con siliconas y de utilizar un declorador para el agua sabremos como tenemos realmente el cabello y si es seco o graso.

 

Ghassoul

Otra alternativa al champú es el Ghassoul. Es un tipo de arcilla muy fina procedente de las montañas del Atlas. No contiene ningún tipo de sustancia química y limpia el pelo mecánicamente (por frotación). Usado regularmente tendremos el pelo suave, flexible y brillante y además nutre el cuero cabelludo gracias a su contenido en minerales. Si el cabello queda encrespado se puede utilizar algún aceite de los que comentaremos a continuación al hacer la mezcla de Ghassoul o poner unas gotas sobre el cabello limpio. Es importante comprar Ghassoul sin ninguna sustancia añadida.

 

Aceites naturales

Una buena alternativa a las mascarillas para cabello convencionales son los aceites naturales. Los aceites se aplican en el pelo desde una altura media hasta las puntas, de manera que la parte cubierta por el aceite es la más antigua del cabello, y por tanto, la más castigada. Se debe mantener el aceite en el pelo el máximo de horas posible, si se puede, incluso durante toda la noche. Los aceites nutren el pelo y lo mantienen en buen estado gracias a los nutrientes que contienen.

Los más recomendados para nutrir son el aceite de oliva, el de argán y el aceite de coco. También se puede utilizar el de jojoba, que además nutrir regula el nivel de grasa. La calidad del aceite es esencial. Todos los aceites deben ser ecológicos, de primera prensada y sin refinar y sin ningún aditivo. Podemos experimentar con diferentes aceites e incluso mezclarlos.

 

Tintes

Los tintes convencionales y los decolorantes son un castigo para el pelo, ya que suelen ser tratamientos muy fuertes y muy tóxicos que además se utilizan repetidamente y normalmente desde la adolescencia, por lo que en pocos años el pelo suele estar muy castigado.

Contienen sustancias problemáticas, como derivados del amoniaco o parafenilenediamina (amina aromática) que provoca reacciones alérgicas y en concreto está relacionada con el cáncer de vejiga, algo que se sabe desde el siglo XIX por la incidencia de este tipo de cáncer en los trabajadores de las fábricas alemanas de tintes.

Una alternativa a los tintes convencionales son los tintes vegetales ecológicos y la henna ecológica.

La henna es de origen vegetal. Se obtiene a partir de un arbusto y no es tóxica, por lo que puede utilizarse tantas veces como se desee, siempre que el fabricante asegure que la composición del preparado no contiene ningún de sustancia añadida que sea tóxica, como conservantes artificiales, por ejemplo. La henna se engancha a la keratina de la que está formado el cabello y se mantiene durante unos dos o tres meses y el color se va perdiendo poco a poco. Las tonalidades que se obtienen van desde el color rojizo o caoba hasta el marrón oscuro. Además aporta brillo y cuerpo al cabello.

Como ejemplo de tinte vegetal está el tinte en crema de Logona, hecho a base de plantas y sustancias naturales, sin sustancias tóxicas ni agresivas, que crea una película alrededor del cabello sin alterar la estructura del cabello y el color final varía según el color de nuestro cabello. Además deja el cabello brillante y con volumen y no irrita el cuero cabelludo.

 

Fijadores para el cabello

Los fijadores para el cabello, como la laca, gomina y geles fijadores, son especialmente peligrosos, tanto por los componentes que pueden provocar desde reacciones alérgicas en la piel o los ojos hasta problemas respiratorios como por que pueden entrar fácilmente en el organismo por vía respiratoria y especialmente en el caso de las lacas por su modo de aplicación.

La alternativa son los fijadores ecológicos, derivados de vegetales y que no contienen sustancias tóxicas. Un ejemplo es el propio gel de aloe vera que se puede encontrar muy fácilmente o las lacas y gominas que tienen como base el aloe vera. Como siempre, si puede ser, mejor que los fijadores sean sin fragancias ni aceites esenciales aunque sean ecológicos, ya que pueden provocar reacciones alérgicas en la piel o a nivel respiratorio.

Otra opción son los fijadores caseros, como por ejemplo los dos siguientes:

  • Un vaso de agua caliente con 4 cucharadas de azúcar. Es un fijador muy fuerte.
  • Clara de huevo batida a punto de nieve. También es un fijador muy fuerte.

Tanto los fijadores caseros como los ecológicos, no solo permiten fijar y moldear el pelo sino que además lo nutren.

 

Otros consejos

Para tener un cabello sano, fuerte y brillante, además de evitar el cloro del agua y escoger productos que no dañen el cabello y lo cuiden y lo nutran, también es importante seguir los siguientes consejos.

  • Llevar una buena alimentación, variada y equilibrada, a poder ser a base de alimentos integrales y ecológicos.
  • También se puede tomar aceite de onagra o té de ginkgo biloba, para mejorar la circulación y el flujo sanguíneo en el folículo piloso.
  • No abusar del secador con aire caliente ni de las planchas para alisar el cabello.
  • No exponerse el sol demasiado tiempo sin cubrir el cabello, especialmente en verano.
  • Utilizar cepillos y peines que no sean sintéticos. Son ideales los peines de asta porque son naturales y favorecen la eliminación de la electricidad estática acumulada. Los cepillos pueden ser de cerdas de jabalí o con púas de madera, según el tipo de cabello que tengamos.
  • Reducir el estrés. Una de las principales causas de la caída inusual de cabello es el estrés, por lo que es importante reducir al máximo nuestros niveles de estrés.

 

Siguiendo estas simples pautas, además de tener un cabello sano, fuerte y brillante también mejoraremos nuestra salud y cuidaremos el medioambiente.

Artículo elaborado para Sopa Tóxica

 

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Cosmética natural

Productos para el cuidado natural del cabello

 


PureNature