Los médicos nos avisan del peligro que suponen las fragancias y las velas perfumadas

 

 

Médicos avisan del peligro que suponen fragancias y velas perfumadas

 

Ve con cuidado con las velas perfumadas si padeces alergia o asma.

 

Es muy popular el uso de las velas para crear un ambiente agradable, y en particular el uso de las velas perfumadas está muy extendido hoy en día. Ofrecen un “aroma exclusivo” en tiendas, celebraciones, restaurantes o en casa. Sin embargo, los neumólogos nos avisan de los peligros de estas velas, especialmente si están hechas con parafina. La parafina es un derivado del petróleo que se elabora usando los residuos del refinamiento del petróleo, y está especialmente destinada a la fabricación de velas. Esto permite que el coste de la fabricación sea mínimo y produzca unos beneficios muy altos para los fabricantes. Como alternativa a las de parafina, los neumólogos recomiendan utilizar velas de cera de abeja o de cera de soja, asimismo aconsejan a los consumidores que se abstengan completamente de utilizar velas perfumadas o ambientadores (1). La Asociación Médica de Alergólogos de Alemania es especialmente crítica con el uso de fragancias (2).

 

Velas perfumadas. Un problema para los alérgicos y los asmáticos.

 

Los neumólogos de la Fundación de Neumología Alemana consideran que el uso de las velas perfumadas elaboradas con parafina por parte de alérgicos y asmáticos es un tema preocupante. Cuando el material se quema y se libera a la atmósfera puede provocar o aumentar los síntomas respiratorios de estos pacientes, e incluso pueden verse aumentadas las reacciones alérgicas en la piel. En especial están en riesgo los pacientes que son alérgicos a algunas fragancias, por lo que se les recomienda no usar este tipo de velas.

 

¿Qué deben preocuparnos más, las fragancias naturales o las químicas?

 

A posteriori se suele decir “era un perfume natural”, ya que los consumidores suelen hacer sus compras bajo esta falsa promesa de seguridad. La pregunta la puede responder el Dr. Thomas Fuchs, alergólogo del Departamento de Dermatología de la Universidad de Medicina de Goettigen, cuando afirmo en noviembre del año pasado “…al fin y al cabo, las fragancias son siempre fragancias, ya sean naturales o producidas en un laboratorio.”

 

A la pregunta de si aquellos que son alérgicos a los perfumes podrían usar algún tipo de fragancia, el profesor Fox, de la Asociación Alemana de Alergólogos deja bien clara la respuesta: “Los alérgicos a las fragancias deberían mantenerse lo más lejos posible de todo tipo de perfumes y fragancias”.

 

Las fragancias pueden provocar ataques de asma. Las velas perfumadas son un verdadero problema para los asmáticos. Está documentado que los que padecen asma tienen que usar más a menudo sus inhaladores cuando utilizan velas de este tipo, por lo que deben tener precaución, e incluso salir de estancias o locales donde hayan velas perfumadas encendidas.

 

Las velas de parafina emiten contaminantes

 

Tal y como dice el Profesor Harald Morr en la página web de los Neumólogos Alemanes, “las velas de parafina están hechas de petróleo, por lo que las personas que ya han desarrollado alergia de contacto a ciertos perfumes tienen el riesgo de incrementar la reacción alérgica cutánea si entran en contacto con el aire donde se esté quemando alguna de estas sustancias, que son capaces de provocar tanto rash cutáneo como síntomas de asma”.

 

Que se estén quemando velas no es solo preocupante para los alérgicos y los asmáticos, sino para cualquier persona que esté en la misma estancia donde se encuentran las velas. Los neumólogos de la Fundación de Neumología Alemana recomiendan tener precaución y procurar una buena ventilación, especialmente en las habitaciones pequeñas. Incluso aconsejan utilizar ventiladores para deshacerse de los contaminantes mucho más rápido, aunque ¿Seguir este consejo es lo mejor? La verdad es que no, porque si son varias las velas que están quemando a la vez, los niveles de contaminación aumentan considerablemente en los espacios interiores. Además, no solo hay que tener en cuenta la parafina, sino también las mechas, ya que a menudo contienen plomo, como hizo público la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU, demostrando que la exposición de los niños al plomo se debía en mayor medida a la quema de velas (3).

 

Velas mágicas para crear ambiente. Los que están preocupados por su salud deberían abstenerse de utilizar velas hechas de parafina y velas aromáticas y en su lugar deberían usar velas derivadas de sustancias vegetales, como la soja o la cera de abeja. Además las velas de cera de abeja deberían ser orgánicas, ya que la cera de abeja convencional está contaminada con pesticidas y residuos tóxicos que se liberan al aire durante la quema de la vela.

 

Autor: Silvia K. Müller, CSN – Chemical Sensitivity Network

 

Referencias:

 

 


PureNature