Dra. Rapp: No podemos seguir ignorando el efecto de los químicos sobre nuestra salud


 

Las evidencias sobre las causas de las enfermedades ambientales son conocidas desde hace mucho tiempo

 

La doctora y científica Doris Rapp pertenece a esa clase de doctores que no sólo se dedican a la medicina ambiental, sino que hacen de ella la cosa más importante en su vida. La doctora estadounidense ha estado estas dos últimas semanas en Alemania, lo que hemos aprovechado para reunirnos de cara a plantear nuevos y productivos proyectos y también para pasar el día en el río Mosela. A continuación tenéis un breve resumen de cómo fue el día.

 

La investigadora que documentó las enfermedades ambientales

Conocí a la Dra. Rapp en un congreso en Bad Emstal hace unos 18 años y fue una experiencia crucial para mí. En su presentación mostró un video sobre un profesor que enfermó debido al enmoquetado de su escuela y en él aparecía dicho profesor padeciendo una reacción al polvo contaminante de la moqueta. Se podía ver claramente la típica reacción de una persona con SQM. Por aquellos tiempos yo estaba al comienzo de mi propia enfermedad y había tenido reacciones similares con ciertos pesticidas. El profesor experimentó convulsiones y posteriormente quedó inconsciente. Yo pensé “Dios mío, esto es lo que me pasa a mí, es exactamente lo que me ocurre…”

Tras la presentación, hable con la Dra. Rapp y este fue el comienzo de nuestro intercambio de información y de nuestra valiosa amistad. Posteriormente pudimos volver a vernos en conferencias en Alemania, Holanda y los EE.UU. y nos hemos ido visitando la una a la otra e intercambiamos emails continuamente. Cuando tuve la oportunidad de poderla visitar en Scottsdale, donde reside, me enseño uno de sus archivos de videos y me explicó que tiene miles de videos de niños que ella ha tratado como doctora durante estos años. En ellos se puede ver a su pacientes durante y después de la terapia y pasando los tests de alimentos, moho, polen, ácaros o químicos. Estos videos contienen una evidencia impresionante que puede borrar cualquier duda sobre la existencia de las alergias u otras enfermedades ambientales.

 

No podemos seguir ignorando las enfermedades ambientales

El Dr. Binz fue quien invitó esta vez a la Dra. Rapp y aprovechamos su visita para reunirnos mientras disfrutábamos de un viaje por el río Mosela que debía comenzar después de la comida. Fue una reunión agradable y antes de que nos diéramos cuenta ya estábamos intercambiando información e ideas y planificando futuros proyectos.

“Tengo más de 80 años y no tengo hijos y tampoco necesito dedicarme a todo esto. Podría estar disfrutando de la vida como cualquiera de mi edad, pero veo lo que está pasando y simplemente no me puedo quedar callada. Encontramos sustancias químicas en nuestro medioambiente; están en la comida, en el agua y en el aire que respiramos. Estos químicos afectan a cada uno de los sistemas de nuestro organismo y no podemos seguir ignorándolo. Casi cada segundo una persona de mi país pasa a tener cáncer y esto es simplemente inaceptable.”- Me comenta Doris Rapp.

“Los políticos y el público en general deben darse cuenta del impacto que está teniendo la inundación de químicos sobre nuestra salud y nadie debería seguir insistiendo en que no sabemos a qué se debe el gran incremento de enfermedades que estamos sufriendo. La evidencia está ahí. Tenemos pruebas en animales que lo demuestran, por lo que como doctora me pregunto: ¿Qué más debe pasar que no haya pasado ya para que admitamos las causas reales de todo esto? No acepto la excusa de aquellos que dicen que sí, que es verdad, pero ¿Qué se puede hacer? Sí que se pude hacer algo, te puedes educar a ti mismo para evitar todo esto, y eso es hacer muchísimo”. –Dice la Dra. Rapp, que está indignada ante la situación actual.

 

Las soluciones a menudo son simples

La Dra. Rapp no es de aquellos que están en desacuerdo con el mundo, pero que no aportan soluciones. Ahora mismo está escribiendo otro libro. “Será un libro pequeño, de sólo 30 páginas, y los lectores podrán entender con facilidad qué hacer con el medioambiente que les rodea para mejorar su salud. Los consejos que aparecerán en este libro no cuestan una fortuna y pueden ser fácilmente implementados sin demasiados gastos, así que ayudarán a cualquiera que quiera cambiar para mejorar su salud”.

La doctora cita dos ejemplos: “Mucha gente sufre reacciones con la comida, pero no están seguros de qué alimentos son los que las provocan. No es necesario pagar un test costoso. Yo les aconsejo que piensen que es lo que más comen, lo que más les gusta comer. La experiencia me ha demostrado que los alimentos que se comen más a menudo, a veces diariamente, son normalmente los que causan reacciones. La solución es no comer ese alimento durante una semana y comprobar si se mejora o no ¡Esto no cuesta nada!”

“Algunas personas viven en una casa contaminada por químicos o por moho. Mi experiencia es que 5 de cada 7 de esas personas mejora su salud un 70% si comienzan a utilizar un purificador de aire que sea capaz de filtrar los cientos de químicos presentes en el aire de nuestras casas. Un purificador puede representar un pequeño gasto, pero he visto pacientes que han mejorado en tan sólo una noche, por lo que vale la pena si no tenemos la posibilidad de cambiar de casa o piso.”

El nuevo libro será publicado este año, y la Dra. Rapp me ha autorizado para que lo pueda traducir al alemán. También me ha dado permiso para traducir videos y otros libros, contribuyendo así a aportar información a los que sufren de alergias o Sensibilidad Química Múltiple y ayudándolos a mejorar su calidad de vida.

 

Un viaje por el Mosela

Durante el trayecto desde Bernkastel, una villa histórica a la orilla del Mosela dedicada al vino hasta Traben-Trabach y durante el camino de vuelta a Trier, la Dra. Rapp bullía en nuevas ideas que pondremos en marcha en los próximos meses y que beneficiarán de muchas maneras a los que padecen enfermedades medioambientales.

 

Autora: Silvia K. Müller, CSN – Chemical Sensitivity Network, 12 septiembre 2011

 


PureNature