Los detergentes y suavizantes para la ropa perfumados emiten sustancias químicas peligrosas

 

 

 

Artículo publicado en No Fun

Hace dos semanas se publicó un nuevo e importante estudio de la profesora Anne Steinemann y la noticia sorprendentemente se publicó en un importante periódico español, no como el anterior estudio, que pasó desapercibido. Pero curiosamente la traducción no era nada precisa, empezando por el titular. La conclusión del estudio también estaba mal traducida y la recomendación final de los autores del estudio, donde recomiendan el uso de detergentes sin fragancia, se omitía. Espero que sea casualidad.

Os dejo la traducción que he hecho de este nuevo estudio, ya que pone de manifiesto una vez más que a todos nos afectan las sustancias con fragancia, ya que son tóxicas y cancerígenas pero fácilmente evitables, con lo cual no hay excusa para que no se regulen ni para que se sigan utilizando suavizantes para la ropa totalmente innecesarios y detergentes con supuesto aroma a limpio que nos envenenan, nos hacen enfermar y además perjudican el medio ambiente. Y en este orden, que parece que todavía hay quien no se ha hecho a la idea que si algo es perjudicial para el medio ambiente también lo es para la salud de las personas.

 


Traducido por No Fun

Universidad de Washington – 24 agosto 2011

La misma investigadora de la Universidad de Washington que hizo un trabajo detectivesco para deducir lo que contienen los productos de uso cotidiano con fragancia, ahora se ha centrado en el aire perfumado que emana de los conductos de ventilación de las lavadoras y secadoras de las casas.

Los hallazgos, publicados esta semana en la revista la Air Quality, Atmosphere and Health (calidad del aire, atmósfera y salud), muestran que el aire de ventilación de las máquinas cuando se utilizan los detergentes y suavizantes para la ropa con aroma más vendidos contiene sustancias químicas peligrosas, incluyendo dos que están clasificadas como cancerígenas.

“Ésta es una interesante fuente de contaminación, ya que estas emisiones no están reguladas ni controladas”, dijo la autora principal del estudio Anne Steinemann, profesora de Ingeniería civil y Medioambiental y Asuntos Públicos de la Universidad de Washington. “Si estuvieran saliendo de una chimenea o un tubo de escape, estarían reguladas, pero al venir de los conductos de ventilación de las lavadoras y secadoras, no lo están.”

La investigación se basa en su anterior trabajo, donde estudiaron las sustancias químicas que emiten los productos de uso cotidiano con fragancia, tales como detergentes, suavizantes, ambientadores, limpiadores, lociones y otros productos perfumados. Los fabricantes no están obligados a dar a conocer los ingredientes que utilizan como fragancias ni en los detergentes o suavizantes.

Para el nuevo estudio, centrado en las sustancias químicas emitidas por los conductos de ventilación de las lavadoras y secadoras, los investigadores compraron y pre-enjuagaron toallas de algodón orgánico. Se pidió a dos propietarios que cedieran su lavadora y secadora, se limpió el interior de las máquinas con vinagre y se hizo un ciclo completo de lavado sólo con agua para eliminar el máximo de residuos.

En la primera casa, se hizo un ciclo de lavado normal y se analizaron los gases de ventilación para tres casos: primero sin utilizar ningún producto, segundo con la principal marca de detergente líquido perfumado para ropa y el último con el detergente anterior añadiendo un suavizante perfumado de una importante marca. Un recipiente colocado dentro de la abertura del conducto de ventilación capturó los gases 15 minutos en cada ciclo de secado. Después los investigadores repitieron el procedimiento con una lavadora y secadora diferentes en un segundo hogar.

En el análisis de los gases capturados se encontraron más de 25 compuestos orgánicos volátiles (VOC), entre ellos siete peligrosos contaminantes del aire. Entre estos se encuentran dos sustancias químicas – acetaldehído y benceno – que están clasificadas por la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los EE.UU. como cancerígenas, por lo que la agencia no ha establecido ningún nivel de exposición de seguridad.

“Estos productos no sólo pueden afectar a la salud de las personas, sino también a la salud pública y medioambiental. Las sustancias químicas emitidas pueden ir a parar al aire o a las masas de agua a través del desagüe”, dijo Steinemann.

Los investigadores estiman que en el área de Seattle, donde se realizó el estudio, las emisiones de acetaldehído de esta marca de detergente para la ropa serían equivalentes al 3% del total de emisiones de acetaldehído procedentes de los automóviles. Las emisiones de las cinco primeras marcas, estiman que podrían equivaler al 6% de las emisiones de acetaldehído procedentes de los automóviles.

“Centramos mucho la atención sobre la manera de reducir las emisiones de contaminantes de los automóviles”, dijo Steinemann. “Y aquí tenemos una fuente de contaminantes que podría ser reducida”.

La página web del proyecto también incluye cartas con los efectos sobre la salud pública de los productos de uso cotidiano con fragancia. Steinemann dice que los informes de la gente con reacciones adversas al aire perfumado de los conductos de ventilación de lavadoras y secadoras le motivaron a realizar este estudio.

Steinemann recomienda el uso de detergentes y suavizantes sin fragancia ni perfume.

Los coautores del estudio son Lisa Gallagher y Amy Davis de la Universidad de Washington, e Ian MacGregor del Battelle Memorial Institute.

TraducciónNo Fun
Información adicional:

 


PureNature